Casos de Éxito

Casos de Éxito

Casos de Éxito

Fontestad consigue unificar todos sus procesos en un único sistema automático

VISIÓN GENERAL

Fontestad es una empresa familiar, de reconocido prestigio en el sector de manipulación y distribución de cítricos, que sigue la estela de Don Vicente Fontestad Planells, quien la fundó como entidad jurídica el 1 de octubre de 1984.

Una empresa que no ha dejado de crecer desde sus comienzos. Pasando de ser, en los años 50, un pequeño puesto de frutas en un mercado, hasta llegar a convertirse actualmente en una compañía que cuenta con unas instalaciones de 50.000 m2 y presencia en Mercamadrid y Perpignan.

Su producción anual alcanza los 160 millones de kilos de cítricos, siendo de producción propia y controlada un 40% con unas 900Ha. (Cdad. Valenciana, Andalucía y Murcia).

 

EL PROBLEMA

Es precisamente la gran capacidad de selección de Fontestad la que le permite alcanzar siempre su objetivo prioritario: garantizar en todo momento la máxima calidad a sus clientes. Para ello lleva a cabo un control automático exhaustivo de la producción y trazabilidad de los productos que le permite asegurar una excelente producción.

Fontestad buscaba completar su control de stocks y trazabilidad con un control de la productividad de los operarios.

Debido al crecimiento del volumen del tráfico de palets, y el constante aumento de la producción, el proceso de control manual tenía mucho riesgo de pérdida de la información, y por otro lado no les permitía asociar la información de la producción a cada operario. Necesitaban obtener la información de toda su trazabilidad al máximo detalle de forma automática y fiable.

El empeño de Fontestad en encontrar la mejor tecnología para realizar este control en sus instalaciones les llevó a realizar una labor de investigación probando diferentes tecnología de captura de datos.  Se encontraron con dos principales obstáculos: la tecnología aplicada les consumía excesivos recursos informáticos, y tenían serios problemas con la adquisición de imagen debido a los cambios de iluminación ambiental a lo largo del día, lo que complicaba mucho la decodificación de los códigos de barras.

En definitiva, Fontestad buscaba una solución que le permitiera unificar todos sus procesos en un único sistema automatizado.

 

LA SOLUCIÓN

Fontestad buscaba unos dispositivos que le permitieran asegurar su objetivo de calidad de manera rápida, estable y con un ahorro de recursos y tiempo. Necesitaban una solución basada en cámaras que le ayudara a controlar todos los procesos de control de stock, trazabilidad, control de producción y de productividad, y que fuera fácil de integrar con su solución.

La propuesta de Datalogic fue optar por los lectores fijos basados en imagen 2D Matrix 300N™ como la mejor solución global y polivalente para los distintos puntos lectura y de captura de datos.

Entre las principales características del M300N destacan, para esta aplicación, su lente líquida, que nos permite tener una mayor profundidad de campo gracias a su autoenfoque a diferentes distancias de lectura. Su alta capacidad y velocidad de decodificación del código libera los recursos del sistema informático de Fontestad. La iluminación integrada y autoadaptable elimina los problemas de adquisición de imagen y estabiliza las lecturas independientemente de los cambios de luz ambiental.

El lector fijo Matrix 300N además permite una fácil instalación y una rápida adaptación al sistema que ya tenía Fontestad.  Al tratarse de un lector programable, Fontestad puede parametrizarlo desde su propio departamento IT y adaptarlo a sus necesidades. Este lector asegura una ratio de lectura excelente y capacidad de capturar y decodificar a alta velocidad diferentes tipos de códigos, tanto 1D como 2D, lo cual ofrece más posibilidades a Fontestad.

  

RESULTADO

Fontestad ha conseguido tener un sistema unificado donde están integradas las cámaras de Datalogic que les permite controlar todos los procesos, desde el control de stock hasta el control de la producción y la productividad.

De este modo las cajas que llegan del campo cargadas de fruta son etiquetadas en Fontestad con todos los detalles sobre su origen (y demás información necesaria para su trazabilidad). Luego la fruta se precalibra y almacena en cámaras frigoríficas, o viceversa. Una vez precalibrada, la fruta se vuelve a etiquetar con la cantidad y la fecha, para luego confeccionar los diferentes tipos de productos para su venta. Una vez confeccionadas las cajas, éstas se etiquetan y  quedan listas para la preparación de pedidos. En todo este proceso los lectores Matrix 300N de Datalogic leen las etiquetas para garantizar la trazabilidad.

Con las cámaras, además, ahora pueden saber lo que ha producido cada operario y hacer un análisis del coste de la mano de obra. Los operarios controlan una pantalla que les indica el nivel de stock, asignan el stock a los pedidos antes de empezar a producir y visualizan lo que les queda por producir.

Además de las cámaras, los sistemas automatizados de Fontestad llevan incorporadas cortinas de seguridad de Datalogic para garantizar la seguridad del operario en cada uno de los procesos.

“Los dispositivos de Datalogic nos han ayudado a reducir los recursos utilizados y mejorar los resultados. La solución nos permite tener información en tiempo real de nuestros procesos y conocer la ubicación y la productividad de los operarios”, declara el Director de Producción de Fontestad.